11

NOVIEMBRE, 2016

Vitaminas
Sol

Aunque los beneficios de tomar el sol más conocidos son los que tienen lugar como consecuencia de la formación de la vitamina D en la piel gracias a los rayos ultravioleta tipo B (UVB) de la luz del sol, empiezo a intuir que puede haber otros no investigados de forma profunda y metódica, no aceptados por la ciencia oficial o desconocidos hasta ahora. En esta serie de artículos intento repasar los primeros e informar y dar mi opinión sobre los segundos.

«Lo aceptado por todos»

1. Tomar el sol, fuente de vitamina D

El «calumniado» colesterol de las células de la piel es transformado por los rayos ultravioleta del sol en vitamina D1 que es transportada por la sangre hasta los riñones y el hígado que la convierten en vitamina D3, colecalciferol.

El impacto de la vitamina D es crítico en casi todos los aspectos de la salud. Por ejemplo, viaja desde el hígado al duodeno haciendo posible que el calcio y otros minerales esenciales se absorban y sean depositados en los huesos para reforzar la densidad ósea y así quedar “vacunado” contra la osteoporosis y mantiene bajo control la acción del gen Myc, un oncogen promotor del cáncer bien conocido.

Resulta curioso que actuando la vitamina D en la asimilación de minerales, también necesita de algunos de ellos para su formación. Así, son necesarios el boro, el calcio y el magnesio, el azufre estimula su desarrollo y la vitamina K2 juega un papel importante en su asimilación. Recordamos que, salvo excepciones, es mucho mejor la obtención de todos estos elementos de una dieta adecuada y no de suplementos, siendo algunos de ellos poco recomendables o incluso peligrosos, como en el caso de los comprimidos de calcio.

Es suficiente con tomar el sol entre 30 y 45 minutos al día, aunque las personas con piel oscura necesitan más tiempo cuanto más oscura sea.

Hay que tener en cuenta que la luz solar debe incluir rayos ultravioleta del tipo B y que estos no llegan en todas las horas del día ni todos los días del año. Por encima del paralelo 40º (territorios al norte de Madrid aprox.) casi hay una ausencia total de UVB, s entre los meses de octubre y marzo, por lo que es uno de las situaciones en las que es necesario tomar un suplemento, en este caso de vitamina D. Con la suplementación de vitamina D, es mejor una dosis ligera diaria (normalmente en torno a las 5.000 unidades/día), que picos altos cada cierto tiempo (50.000 unidades/mes) y muy recomendable que le pidamos a nuestro médico un análisis de sangre cada cierto tiempo, por ejemplo uno a finales del verano y otro a finales del invierno, para saber como producimos la vitamina D3. El test que debemos pedir es el Hidroxi 25 (conocido como -OH 25).

Siempre va a ser importante consultar la latitud geográfica de nuestro domicilio y las horas de sol en las que los UVB están presentes en la luz solar. Para consultar las coordenadas geográficas disponemos de múltiples herramientas en internet, como la de DistanciasEntre.

Una vez sepamos nuestras coordenadas geográficas podemos utilizar esta herramienta de la Armada de los EEUU. para saber las horas de luz con UVB. Debemos seleccionar aquellas horas con el sol con una inclinación ligeramente por encima de 50, pero evitando las horas del día de más calor y siempre sufrir cualquier tipo de quemadura solar por leve que sea. Si la inclinación del sol no supera el valor 50, es muy probable que en esa fecha no nos alcancen suficientes UVB y tengamos que recurrir a algún suplemento.

2. Sol, melatonina y serotonina

Una de las más poderosas hormonas de la glándula pineal es el neurotransmisor melatonina. La secreción de melatonina comienza entre las 9:30-10:30PM (dependiendo de la edad), induciendo el sueño. Alcanza sus niveles máximos entre la 1-2AM y baja a sus niveles mínimos al mediodía. La glándula pineal controla la reproducción, el sueño y la actividad motora, la presión arterial, el sistema inmunológico, las glándulas pituitaria y tiroides, el crecimiento celular, la temperatura del cuerpo y otras funciones vitales. Todas estas dependen del ciclo regular de la melatonina, el cual puede ser interrumpido al dormir tarde o trabajar turnos nocturnos. Pero, ¿que efecto puede tener el sol en la producción de melatonina?

2.1 Cómo estimular la producción de melatonina mediante la observación del sol

Es en gran parte desconocido que la producción de melatonina natural puede ser influenciada por el sol. Así es cómo:

Siéntate fuera en un día soleado, cómodo y RELÁJATE. Sin gafas de sol, mira alrededor (NO al sol) por varios minutos para permitir que tus ojos se acostumbren al brillo general.

Cierra los ojos, y de nuevo sin gafas de sol, enfoca la cara directamente hacia el sol que debe estar en una parte clara del cielo. Deje que los rayos penetren directamente en tus ojos cerrados. Una vez más, relájate … el cálido sol ayudará a este respecto.

Mentalmente invita a los rayos curativos del sol a entrar en tu cuerpo. Observa el efecto rojo brillante que se forma gradualmente y contempla la sensación de relajación. Espera unos 15 segundos aproximadamente hasta que empiece a desvanecerse.

Mira en otra dirección lejos del sol, abre tus ojos, siéntate durante un minuto o dos, relájate un poco más… sin prisa … y repite el proceso unas cuantas veces.

Los beneficios se pueden aumentar más al respirar profundamente por la nariz mientras miras hacia el sol. El efecto de enfriamiento del aire en las fosas nasales será transmitida por los nervios sensibles al cerebro. El efecto es relajante y terapéutico. Inhala profundamente y lentamente por la nariz, manteniendo el aire unos segundos antes de exhalar por la boca. Vas a tener una agradable sensación de enfriamiento cuando el aire fresco pasa por las fosas nasales La sensación de las fosas nasales pasa a través de un nervio corto que conecta directamente con el cerebro, momento en el que se experimente un estado único de relajación cercano a la contemplación.

El cerebro es un potente regulador de la señalización epigenética  en el cuerpo. Sin duda, este procedimiento puede aportar todo tipo de efectos beneficiosos e incluso puede dar lugar a la reparación genética de mutaciones no beneficiosas adquiridas a lo largo de la vidad por causas diversas.

2.2 Luz y serotonina

El cerebro también sintetiza la serotonina, el cual es un neurotransmisor muy importante relacionado con nuestro estado de salud física y emocional. Afecta los ritmos del día y de la noche, la conducta sexual, la memoria, el apetito, los impulsos, el miedo e incluso las tendencias suicidas. A diferencia de la melatonina, la serotonina se incrementa con la luz del día; el ejercicio físico y el azúcar también la estimulan. Si usted se levanta tarde por la mañana, la resultante falta exposición a una cantidad suficiente de luz reduce sus niveles de serotonina durante el día. Dado que la melatonina es un producto resultante de la serotonina, esto también disminuye los niveles de melatonina durante la noche.

Fuentes: